Ariane Hafizi

El próximo 6 de abril la galería Juan Risso inaugurará su primera exposición individual de Ariane Hafizi. Llena de lirismo, coherencia y fuerza vital, esta artista estadounidense falleció en 2015 a la edad de 33 años, tras años de sufrimiento por el cáncer de mama que padecía desde 2011.

Esta exposición póstuma muestra por primera vez su obra en España a través de dos series de pinturas creadas durante los años que Hafizi vivió en Nueva York. La primera de estas series es un conjunto de dibujos realizados en 2004 a partir de fotografías que toma de las manifestaciones contra la Guerra de Irak en 2003. En la segunda serie, datada en 2005, aborda desde una gran libertad la temática del desnudo femenino. La selección se completa con varios ejemplos de su pintura más íntima, con acuarelas en pequeño formato realizadas mientras recibe tratamiento contra el cáncer entre 2013 y 2014.

En palabras del comisario de la muestra, José Ignacio Abeijón, “Ariane, fruto de su trabajo personal y sus meditaciones, tanto en su vida como en su arte, parece traspasar la naturaleza hasta integrarse en ella, para formar un todo único e indisoluble”.

Ariane Hafizi 
Hija de un iraní y una uruguaya, Ariane Hafizi (Bolder Colorado, 1981 – Washington D.C., 2015) crece en un ambiente familiar cosmopolita y creativo, lo que le lleva a descubrir la pasión por la creatividad artística.

Estudia en la prestigiosa Parsons School of Art and Design de Nueva York entre 1999 y 2004, y permanece en dicha ciudad en los años sucesivos tratando de abrirse hueco en el panorama artístico. Su producción artística durante ese periodo evoluciona de un modo muy personal y brillante, con obras de gran atractivo e interés.

La irrupción de la enfermedad le obliga a volver en 2012 a su casa familiar en Bethesda, a las afueras de Washington D.C., para recibir la atención médica cerca de su entorno. Hafizi combina allí las duras sesiones de medicación con la meditación, el recogimiento y la creatividad artística, en busca de un complemento más humano y espiritual a su tratamiento.

La enfermedad marca un punto de inflexión en la trayectoria de Ariane Hafizi. De unas obras que podrían enmarcarse más en la ortodoxia artística actual, pasa a crear pinturas muy personales de pequeño formato. Liberada de la necesidad de forjarse un oficio y de encontrar un público que aprecie su obra, el arte se convierte entonces más que nunca en su compañero de viaje e instrumento terapéutico capaz de mostrar esa esencia personal y cristalizar su verdadera existencia De ese mismo modo representa la naturaleza que le circunda, reduciéndola a su máxima esencia mediante la abstracción de sus elementos.

Con motivo de la muestra, se ha publicado un libro con texto de Jose Ignacio Abeijón, donde se reproducen no sólo las obras que integran la exposición, sino gran parte de la producción artística realizada por Ariane Hafizi a lo largo de su vida.